“No educar a un niño, en cualquier parte del mundo, puede generar inestabilidad para todos” – Fundación Varkey
18466
post-template-default,single,single-post,postid-18466,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode-theme-ver-10.1.1,wpb-js-composer js-comp-ver-5.0.1,vc_responsive

“No educar a un niño, en cualquier parte del mundo, puede generar inestabilidad para todos”

Un total de 175 millones de jóvenes en países de bajos recursos no pueden leer ni siquiera una oración – es necesario darle prioridad a la crisis educativa a nivel mundial, afirma CEO de una organización sin fines de lucro

En el último tiempo la UNESCO, organización de las Naciones Unidas dedicada a mejorar la educación en el mundo, apareció en los titulares de los diarios por motivos muy poco positivos.

Las discusiones respecto de un supuesto sesgo anti-israelí tras la admisión de Palestina como miembro de pleno derecho derivaron en el retiro de Estados Unidos e Israel del organismo. Incluso la designación de la ex Ministra de Cultura francesa, Audrey Azouley, como Directora General causó revuelo por sus orígenes familiares y por cómo se manejó la votación que resultó en su nombramiento.

Este panorama lo único que logra es distraer la atención sobre la misión urgente de la Unesco. Es el único organismo a nivel mundial con el apoyo de la mayoría de los gobiernos de todo el mundo que puede hacer algo para resolver la crisis educativa global. Durante su mandato, la Sra. Azouley deberá evitar las turbulencias políticas que han azotado a la organización y comunicar al mundo la importancia de la educación – la cual ha dejado de ser una prioridad durante la última década.

El organismo ha dejado ir a la Directora General Irina Bokova, cuya mano firme abrió camino a los Objetivos de Desarrollo Sostenible. Además, durante su mandato fomentó las reuniones internacionales de ministros de educación donde compartieron su conocimiento y prioridades – entre ellos el Global Education & Skills Forum. La UNESCO ha señalado, a través de informes incisivos, la brecha que existe entre el lugar en que se encuentra la educación global hoy y el lugar donde debe estar en los próximos años.

Para abordar este tema, la Sra. Azoulay deberá recurrir a toda su creatividad y energía. Los medios actuales, dominados por tuits presidenciales explosivos y voces estridentes, ahogan con ruido las cuestiones más importantes a largo plazo. Azoulay deberá ser muy audaz, deberá cercar la crisis educativa de manera convincente a fin de hacerse camino en este mundo gobernado por la falta de atención, el periodismo efímero y las noticias falsas.

La UNESCO debe reunir a los gobiernos y darles impulso, al igual que hizo la ONU antes del acuerdo sobre cambio climático en París en 2015.

La realidad, que no se sabe totalmente, es que el proceso para mejorar la calidad educativa de los niños más pobres del mundo se ha detenido. Hasta el 2011, la cantidad de niños que no asistían a la escuela había disminuido de 102 millones en el año 2000 a 57 millones. El año pasado, esta cifra volvió a subir a 61 millones, sumando un total de 263 millones de niños que no asisten a la escuela.

De este total, 34 millones de niños viven en África Subsahariana donde más de un quinto de niños de edad primaria no va a la escuela. Sin embargo, el desafío no tiene solamente que ver con la asistencia a clases: en muchos países, la capacitación y asistencia docente es ineficiente lo cual deriva en resultados educativos ineficaces. Como resultado, alrededor de 175 millones de jóvenes de países de bajos recursos – un cuarto de la población juvenil – no pueden leer ni siquiera una oración.

Disminuye la ayuda financiera en materia de educación

Los cambios que se vienen en la economía mundial impactarán en los países en vías de desarrollo de manera más fuerte. A medida que las máquinas sustituyen a los hombres en distintas tareas- desde la actividad textil y la agricultura hasta la administración – se espera que el impacto en los patrones actuales de empleo sea devastador. Un informe de la Oxford Martin School estima que un alarmante porcentaje de 85% de los trabajos que actualmente existen en Etiopía corren el riesgo de ser reemplazados por la automatización, así como un 69% en India y un 77% en China.

Para poder seguir siendo competitivos, los países deben empezar a educar a sus ciudadanos de forma diferente. Además de las capacidades académicas tradicionales, será necesaria la creatividad, capacidades de comunicación y pensamiento lateral para lograr el éxito en el mercado laboral del futuro. El obstáculo mas importante tiene que ver con la falta de equipamiento para capacitar a los jóvenes en estas materias en los países en vías de desarrollo. La cantidad de docentes disminuye año a año en Etiopía, Paquistán y Camboya mientras que la cantidad de alumnos por aula alcanza los 60. Según la UNESCO, se necesitan 68,7 millones de docentes primarios y secundarios extra para incluir a todos los niños en el sistema educativo para el año 2030. Esto demandará, además, $39 mil millones por año a fin de cubrir la brecha de financiamiento.

Esto implica que la UNESCO debe ser mucho mas audaz y exigirle a los gobiernos compromiso en esta cuestión. La desgracia es que durante una década el financiamiento en materia educativa ha disminuido justo cuando más se lo necesitaba. Una opción sería exhortar a todos los gobiernos a firmar acuerdos vinculantes y comprometerse a aumentar el financiamiento educativo durante la próxima década. Los líderes mundiales, en especial el G7, deben comprender que hay muy poco tiempo para evitar el impacto destructivo que la automatización provoca en los países más pobres. Lamentablemente, todavía se concibe a la educación como una cuestión a resolver una vez que se logre erradicar la pobreza y el hambre y luego de que mejore la salud. Sin embargo, no se puede resolver ninguno de estos problemas en su totalidad sin educación confiable y de calidad.

La UNESCO, como representante del mundo, debe defender el cambio de actitud sin miedo dado que es el único organismo que todavía puede hablar con la legitimidad moral que otros actores no tienen. Sin embargo, en los últimos años ha cedido terreno a otras organizaciones que, si bien hacen un trabajo importante, no pueden hablar con la autoridad suficiente para cambiar el rumbo de la comunidad internacional. A pesar del progreso, no logramos alcanzar el objetivo de desarrollo del milenio: “Educación primaria universal”, y el objetivo de desarrollo sostenible relacionado con “garantizar una educación inclusiva y equitativa para todos” no se logrará por generaciones si continúan las tendencias actuales. La obligación más importante para la Sra. Azouley durante su mandato será persuadir a los gobiernos que no cumplen con sus compromisos que recapaciten – ya sea de manera pública o en privado.

Deberá también encontrar la manera de hacer entender a la sociedad que no educar a un niño en cualquier parte del mundo derivará indefectiblemente en inestabilidad para todos, provocando inmigraciones irregulares y el crecimiento del extremismo y del conflicto en países desarrollados y en vías de desarrollo. La UNESCO debe estar por encima de las discusiones políticas que han definido en algunas oportunidades la organización. Su obligación es evitar que otra generación se encuentre con ambiciones destrozadas y la desesperanza que se genera en los niños a los que se les niega una educación decente.

Vikas Pota, CEO de la Fundación Varkey

Nota original: Click aquí

No Comments

Post A Comment